Es raro encontrar a personas con las que hablar de literatura, ¿verdad? En una de mis entradas antiguas hice referencia a lo poco “cool” que era confesar que se lee (Leer es algo que se hace cuando no quieres estar aburrido), y creo que sacar la conversación sobre la literatura lo es aún menos si cabe… ¿Por qué creéis que esto ocurre?

Puede que tengamos en mente que hablar de literatura signifique desempolvar a los clásicos y tener una conversación aburrida y soporífera en la que hay que demostrar que se ha leído más a García Márquez, Cervantes, Shakespeare o a Dostoievski que el otro, pero no tiene por qué ser así. ¿Qué pasa con las conversaciones sobre libros infantiles? ¿O con las charlas entorno a sagas juveniles como Harry Potter o Crepúsculo? No debemos olvidar que todos estos mundos también forman parte de la literatura

View original post 314 more words