ESTILOPEDIA

Cada mañana en mi vida de oficina, me levantaba con desgano, escogía un traje, camisa, pumps, bolsa gigante y vámonos. Me vestía para  “ir a trabajar”.  Una mañana, me vi en el espejo y me dije ¿Esa eres tu? Usaba traje sastre, camisa, pumps negros y cero esfuerzo, me di cuenta que no era sólo ser abogado lo que apestaba, era el estándar autoimpuesto de verme “seria” y eso sencillamente no encajaba con el ideal que yo tenía en mi cabeza. Podía ser seria sin verme aburrida, no al estilo Legally Blonde  pero al menos mi ropa me representaría un poco más a mi y menos a la imagen dura de abogado.

¿Has escuchado como te dicen “vístete para el trabajo que quieres y no para el que tienes”? Yo si creo firmemente en eso, cuando usas aquello que te gusta realmente, que te hace sentir bien, tu…

View original post 50 more words